Ahora que hemos dejado atrás el verano podemos proceder al escarificado y abonado del césped, dos tareas que serian de los cuidados básicos para mantener en perfecto estado durante el invierno nuestro césped.

El escarificado del césped nos va a servir para eliminar todo el césped seco que se va acumulando durante la primavera y verano en la base del césped, dicha acumulación va a dificultar  la ventilación de los tallos y raices del césped, lo que provocaría el secado del césped al asfixiarse las raíces y tallo de las matas.

Escarificador con ruedasPara el escarificado o limpieza de las hojas secas del césped lo podemos sanear mediante un rastrillado con un escarificador con ruedas, lo que facilita su utilización. Este trabajo debes  realizarlo en dos direcciones diferentes, para eliminarlo bien, después puedes pasar una máquina cortacésped o aspirador de hojas para recojer bien todo el resto de césped viejo que hemos levantado de la base de la mata.

Por último, una vez hemos realizado el escarificado podemos, si lo requiere aportar algo de semilla de césped para repoblarlo y ya por último abonaremos el césped con mantillo para que con los frios del inviernos no se ponga feo.

Otra opción es  añadir un abono de liberación lenta para que el césped arranque con fuerza en primavera y así poder disfrutarlo desde el primer momento de buen tiempo en primavera y todo el verano.